Falsa terapeuta engañó a cientos de pacientes en Internet, y solo se supo porque murió


Cientos de estadounidenses pueden haber recibido terapia, sin saberlo, de una impostora sin formación que se hizo pasar por terapeuta en sesiones por internet, posiblemente durante dos años. El engaño sólo se descubrió cuando murió, según registros de departamentos de salud estatales.

Peggy A. Randolph, trabajadora social con licencia en Florida y Tennessee, quien trabajaba para Brightside Health, una empresa nacional de terapia en línea, está acusada de ayudar a su esposa a hacerse pasar por ella en sesiones de internet, según el informe de una investigación del Departamento de Salud de Florida.

El informe de Florida indica que la pareja “estafaba” a los pacientes mediante un “esfuerzo coordinado”: mientras Randolph trataba a pacientes en persona, su esposa se hacía pasar por ella en sesiones de telesalud con pacientes de Brightside. El engaño se descubrió después que la esposa impostora muriera el año pasado, y un paciente se diera cuenta de que había estado hablando con la persona equivocada, según un acuerdo de conciliación del Departamento de Salud de Tennessee.

Los registros de ambos estados identifican a la esposa de Randolph sólo por sus iniciales, T.R., pero su nombre completo figura en su obituario: Tammy G. Heath-Randolph. Tradicionalmente, se espera que los terapeutas tengan al menos una maestría, pero la esposa de Randolph “no tenía licencia ni formación para prestar ningún tipo de servicios de consejería”, según revela el acuerdo de Tennessee.

Según consta en el acuerdo: “[Randolph] niega saber que T.R. estuviera utilizando sus credenciales de acceso al portal de terapeutas de Brightside Health o tratando a clientes con su cuenta. Sin embargo, [ella] recibió compensación por las sesiones realizadas”.

La presunta artimaña no había sido denunciada anteriormente y sus detalles y alcance salieron a la luz recientemente en las páginas de unos documentos públicos divulgadas por los agencias estatales.

El acuerdo de Tennessee, publicado en mayo, indica que Randolph debió haber proporcionado terapia en línea a “cientos de clientes” mientras trabajaba para Brightside Health desde enero de 2021 hasta febrero de 2023. Sin embargo, una investigación interna de Brightside descubrió que en realidad era Heath-Randolph quien “veía a todos los pacientes y lo estuvo haciendo durante mucho tiempo”, según el informe de la investigación de Florida.

Randolph declinó hacer comentarios.

Los registros de Florida y Tennessee dicen que Randolph renunció voluntariamente a sus licencias de trabajadora social en ambos estados. Esto dio lugar a que los departamentos de salud abandonaran sus investigaciones, lo que limitó los detalles del caso y los documentos disponibles en el registro público.

El informe de la investigación interna de Brightside no se ha divulgado.

Brightside Health, una empresa de San Francisco que ofrece sesiones de psiquiatría y terapia en línea en todo el país, declinó hacer ningún tipo de declaración por medio de una entrevista.

La vocera de la empresa, Hannah Changi, dijo en un correo electrónico que en cuanto Brightside se enteró de las acusaciones, hizo una auditoría de su seguridad, despidió a Randolph y la denunció ante las autoridades estatales que concede las licencias. Changi señaló que Brightside no puede decir cuántos pacientes fueron atendidos por la esposa de Randolph “debido a la naturaleza del incidente y los procedimientos legales en curso”, pero aseguró que la compañía notificó y reembolsó a todos los “pacientes potencialmente afectados”.

“Nos tomamos muy en serio la experiencia de nuestros pacientes y tenemos un elevado código ético de conducta”, dijo Changi. “Nos decepciona profundamente que uno de nuestros proveedores haya traicionado la confianza que Brightside y, más importante, sus pacientes habían depositado en ella”.

Además, Brightside se vio obligada a alertar al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, que investiga la filtración de datos que exponen información médica privada. En esta filtración, un “individuo no autorizado” accedió a la información de 767 personas, incluidos números de seguro social y diagnósticos, según la base de datos en línea de la agencia.

Ni las autoridades de salud de Florida ni las de Tennessee respondieron a las preguntas sobre el caso.

Dean Flener, vocero del Departamento de Salud de Tennessee, dijo que los detalles del caso de Randolph siguen siendo confidenciales en virtud de la ley estatal.

Jae Williams, vocero del Departamento de Salud de Florida, señaló que no se llevó a cabo una investigación completa porque Randolph renunció a su licencia, lo que tiene el mismo efecto que la revocación por parte del estado, pero le permitió conservar “la dignidad que le quedaba”.

Related Topics

Contact Us

Submit a Story Tip





Source link

About The Author

Scroll to Top